juegos, Linux, Age of Empire, accion, av torque, motor, juegos, Linux penumbra, Lovecraft, overture, accion dead, cyborg, juegos, Linux Temple Run, aventura, accion, juegos, Linux steam, Linux, juegos lemming ball z, accion, juegos rats, spears juegos, linux juegos, carreras, Linux, supertux kart

“The Ares Project” trata de emular el género “RTS” presentándolo como un juego de mesa.

Introducción:
Entre los juegos de computadora, existe un género particularmente famoso comúnmente conocido como “RTS”, donde dos o más jugadores entran en conflicto por el dominio de un territorio; asegurar recursos del mapa, manejar una economía, levantar puestos en el mapa y producir unidades, son algunas de las actividades que cada jugador desempeñará en una partida. Por lo general, el objetivo principal es acabar con la "Base" o puestos enemigos al tener suficientes unidades de combate.
Es un género que cuenta con varios pequeños sistemas y rompecabezas que al mezclarse proporcionan una experiencia de juego divertida de desmenuzar. Algunos juegos dentro de este género podrían ser "Total Anihilation", "Age of Empires", "Rise of Nations", "StarCraft", "Dawn of War" y "Company of Heroes".
Si hay algo que no me agrada del género “RTS” (acrónimo de “Real Time Strategy” o “Estrategia en Tiempo Real”), es que en la mayoría de las ocasiones son más de acción que de estrategia y se le da demasiada importancia al perfecto control de las unidades que a la planeación; entiendo que la capacidad de reacción y toma rápida de decisiones sea una habilidad importante pero, me gusta tomarme mi tiempo.
the ares project1
Al ver anunciado “The Ares Project” lo primero que me llama la atención es la portada de la caja, parece un poster de una vieja película de ciencia ficción, al leer la descripción me encuentro con que “The Ares Project” trata de emular el género “RTS” presentándolo como un juego de mesa.
Así que con la premisa de que “The Ares Project” trata de emular el género de computadora y maneja tiempos más razonables... adquirí el juego casi por impulso.
Para referencia de los lectores, he jugado este juego al menos unas 30 sesiones, sólamente utilizando una sola facción: los “Kahoum”. Soy pésimo utilizándolos y sigo descubriendo nuevas técnicas y estrategias.
Sobre el juego:

The Ares Project” es un juego de cartas para dos, tres y hasta cuatro jugadores, cada uno representa una facción que ha llegado al planeta rojo y lucha por el dominio de la "Frontera"; en el conflicto toman parte cuatro bandos:
Terran: “Los restos de la Defensa Global Terrestre, dando la última pelea por la democracia”; utilizaremos un gran rango de fuerzas militares, sus armas les permiten ser una facción efectiva contra cualquier oposición, cabe mencionar que poseen armas nucleares.
Kahoum: “Una antigua secta que ha mantenido su existencia en secreto, los Kahoum dominan fuerzas psíquicas y han aprovechado el momento para surgir de las sombras”; una facción donde controlamos a un grupo de monjes psíquicos, nos concentraremos en la producción de energía por medio de la construcción de obeliscos; sin energía esta facción esta perdida, mientras más se genere más incrementarán las capacidades de nuestras unidades. Orientada a la defensiva en etapas tempranas del juego.
Xenos: “Los habitantes originales de Marte, existieron dormidos por un milenio pero la llegada de humanos los ha despertado. No cederán su planeta sin una pelea”. Una facción donde controlamos a un nido de insectos gigantes, el jugador invierte sus recursos en la producción de huevos que dentro de poco madurarán para transformarse en unidades, ya sean débiles bichos en masa ó unidades con atributos más interesantes.
Collosus: “Un equipo renegado de ingenieros mal pagados, se albergaron en un laboratorio secreto para construir la máxima máquina de guerra: El Coloso. Equivalente a una armada entera, preparada para causar estragos”, Una facción donde se controla una sola unidad, un robot gigante a la cual se le equipan módulos distintos para mejorar sus capacidades, espadas, pistolas, jetpacks, tanques de energía y pilotos.

Cada facción es única y posee un mazo de cartas distinto, en el libreto de reglas se incluyen “reglas generales” así como folletos únicos que contienen reglas especiales para cada facción. Puede llegar a ser un juego muy pesado, la curva de aprendizaje es grande. El juego introduce una modalidad con “reglas básicas”, donde no se usan los instructivos de cada facción. Este modo de juego claramente está diseñado sólo para aprender los conceptos básicos y no es tan satisfactorio como el juego completo.
¿Cómo se juega?
Cada jugador elige la facción de su gusto, una vez que ponemos todo sobre la mesa podemos notar que en el “tablero” existen 3 zonas principales:
+ Nuestra Base: Es donde nos encargamos de levantar construcciones, jugar recursos y hacer unidades para llevarlas a la frontera.
+ La Frontera: Controlar la Frontera es uno de los aspectos importantes del juego, esto nos generará puntos y abrirá más oportunidades de ataque.
+ La Base enemiga: Es posible realizar ataques a la base enemiga para eliminar construcciones o unidades.


Base - Frontera - Base

Cada base se encuentra escondida de la vista del oponente con una pantalla de cartón, esto nos permite realizar construcciones en secreto, emulando de forma efectiva el rango de visión que posee nuestra base. Predecir movimientos del adversario forma parte importante del juego.

El objetivo del juego:
+ Victoria en base a puntos por controlar por más tiempo la frontera.
+ Victoria al eliminar todas las unidades en la base enemiga.
Dependiendo de la facción elegida tendremos a nuestra disposición un mazo de cartas distinto, en el mazo podemos encontrar cartas para levantar construcciones, para realizar ataques, utilizar tecnologías encantamientos y otras habilidades especiales. Es un juego basado en turnos, cada jugador toma cartas de su respectivo mazo con las cuales podrá realizar sólamente una de las siguientes actividades por turno:
+ Jugar una construcción.
+ Jugar una carta de ataque para asaltar la frontera o una base enemiga.
+ Jugar cualquier carta como recurso para producir unidades o energía.
En esta fase del juego, los turnos pasan rápidamente y el mazo tiende a acabarse de forma inesperada, si se acaba el mazo de ambos jugadores, la sesión se termina y la victoria se decide por puntos. Esto tiende a que los juegos sean cortos, si en el medio juego un jugador lleva una clara desventaja ya no cuenta con mucho tiempo o recursos para recuperarse.
Existe otra fase, que toma tiempo resolverse y por lo general es donde se decide quien gana y quien pierde... El combate. Cuando un jugador juega una carta de ataque se realizan una serie de pasos masomenos en el siguiente orden:
+ Los jugadores retiran sus pantallas y revelan construcciones/recursos.
+ Cada jugador intercambia los recursos jugados por unidades ó energía.
+ Los jugadores crean una formación de batalla con las unidades creadas, la capacidad de reconocimiento de algunas unidades juega un papel importante en la forma que se acomodan.
+ Se decide el combate por medio de dados, hasta que un jugador se queda sin unidades o decide retirarse de la batalla.
En esta reseña se explican los pasos de una forma simplificada, sin embargo, realizar el combate involucra una serie etapas muy metódicas y hay un gran número de condiciones a validar, es sin duda la parte más tardada del juego y la más pesada si eres un jugador que sufre de “análisis paralisis”. El juego puede quedar estático cuando se tienen jugadores lentos, que buscan hacer siempre la movida óptima para maximizar la fuerza de sus unidades ¿Unidades o energía?¿En que gasto mi energía?¿Qué tecnologías/habilidades uso?¿Cómo acomodo mis unidades?¿Quién atacar primero?
El combate entre unidades adopta la filosofía de “piedra, papel o tijera”, esto quiere decir que existe un equilibrio entre las unidades “A vence a B, B vence a C, C vence a A”.
Para representar esto cada unidad puede ser una “Fuerza de Infantería, Fuerza Blindada, Fuerza Aérea y Edificios Defensivos”. Cada unidad también posee distintos modificadores que afectan el daño que realizan a cada grupo.


Símbolos para representar infantería, fuerza blindada, unidades aéreas y edificios.

Para resolver el combate utilizamos dados y dependiendo de modificadores determinaremos si la unidad hace o no daño, esto añade un toque de incertidumbre requiriendo más planeación por parte de los jugadores para lograr que sus armadas sean efectivas. Nota: Si no te agradan utilizar dados o la aleatoriedad en tus juegos de mesa, es probable que no te agrade mucho este juego (los dados a veces pueden ser algo crueles).

Presentación y Componentes del Juego:
“The Ares Project” viene en una delgada caja con una genial portada, la cual esta cargada de distintos componentes (cartón y más cartón). Algunas observaciones que puedo hacer son:
Las pantallas de visión aparte de esconder tu base, también funcionan como una guía rápida para la facción que se está utilizando.
El diseño gráfico en las cartas no tiene tanto sabor como a mí me gustaría, las construcciones cuentan con un edificio visto desde arriba (¡Justo como en los juegos de computadora!), pero tienden a ser dibujos muy abstractos y estériles. Una excepción a esto es el mazo de cartas del coloso, en el cual se pueden ver los dibujos de los distintos módulos como si fueran producto de una imágen computarizada.
Algunas cartas cuentan con divertidas referencias relacionadas con los diseñadores y otras obras de ciencia ficción.
Me sorprendió el concepto detrás de los Kahoum, mas que nada por las unidades que utilizan: “Piedra”, “Chubasco”, “Flama”. Algo extraño hasta que asimilas que son monjes psíquicos utilizando sus poderes para controlar elementos de la naturaleza (Eso quiero creer).
Los Tokens y Tarjetas de cada facción son de muy buena calidad y cumplen su propósito.
Los mazos de cartas de cada facción son un tanto frágiles unos buenos protectores resuelven el problema.
En el juego se incluye una pieza de cartón para representar la frontera, un componente algo innecesario pero que me hace recordar que estoy buscando controlar una zona del planeta rojo.
Me gustaría que las pantallas de visión hubieran sido un poco más grandes, a veces el número de cartas en tu base crece y hay que reacomodarlas. Nada que un poco de cartulina y pegamento no puedan resolver.


Algunos componentes

En conclusión:
En lo personal disfruto mucho del juego, la jugabilidad en general es fácil de comprender: Juega 1 carta por turno como una construcción, recurso ó ataque. Aún así existen muchas reglas y excepciones que se deben aprender para que el juego fluya. Llevar a cabo el combate involucra demasiados pasos en mi opinión, en cierto modo me gustaría que fuera más simple de resolver.
Es necesario aprender el juego completo para disfrutarlo al máximo, cada facción maneja sus propios pasos para producir unidades, activar tecnologías y usar habilidades. Si todas estas mecánicas están en su lugar “The Ares Project” se siente bastante similar a un “RTS”, capturando los aspectos “micro” y “macro” del popular género.
Un juego sumamente estratégico, planear una configuración antes de comenzar una sesión resulta ser bastante conveniente a pesar de que se están sacando cartas al azar del mazo... mantenerse siempre enfocado en un objetivo rinde cuentas.
También es necesario adaptarse a sucesos inesperados durante la partida, es importante manejar siempre un “Plan B” algo difícil de lograr en mi opinión; después de haber jugado varias sesiones, siento que el juego no da mucho espacio para recuperarse de errores o fallas, debido a lo rápido que se desgasta el mazo de 50 cartas. Cada carta presenta una decisión crucial ¿Debería usarla como unidad? ¿Debería jugarla como habilidad? ¿Debería jugarla como recurso? ¿Atacar o no?. Si por alguna razón tu plan inicial falló no tendrás muchas oportunidades de levantarte, cambiar la estrategia a media partida resulta ser una maniobra bastante complicada (sería interesante jugar una variante donde pueda incluir dos pases al mazo de cartas antes de acabar con la partida).
En cuanto expansiones “The Ares Project” tiene cabida para desarrollo de nuevas facciones, distintos modos de juego e incluso se podrían manejar escenarios especiales. He tenido la oportunidad de jugarlo con 2 y 3 jugadores, de cualquier forma es muy divertido aunque el combate pudiera resultar tedioso para aquellos que no participan en el (Un juego de 2 personas tarda alrededor de 45-60 minutos, para 3 jugadores serían 100-120 minutos). Aunque no he tenido oportunidad de probarla, la variante de equipos suena bastante entretenida, me encantaría algún día hacer un torneo de equipos.
Si tienes un grupo de juegos dedicado, dispuesto a aprender las reglas, profundizar en las diversas estrategias y jugar de forma frecuente... a tí y tus compañeros les encantará este juego. Es un título que podría gustar a aquellos que disfruten de los juegos “RTS” ó los juegos de cartas coleccionables, cada facción presenta una gran diversidad de configuraciones a probar.
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempre actualizado sobre los nuevos contenidos del blog:

Espero que esta publicación te haya gustado. Si tienes alguna duda, consulta o quieras complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios. También puedes visitar Facebook, Twitter, Google +, Linkedin, Instagram, Pinterest y Feedly donde encontrarás información complementaria a este blog. COMPARTE EN!

0 commentarios:

Ultimas entradas publicadas